8 tips para cuidar tus cicatrices del Sol y mal tiempo

8 tips para cuidar tus cicatrices

No expongas la cicatriz al sol

Debido a la ausencia de pigmentación, el tejido cicatrizal no produce melanina para proteger la piel frente a las radiaciones UV. Cuando expongas la cicatriz a una sesión de sol intensiva o a rayos UV, utiliza siempre protección solar. El protector solar con un factor de protección elevado o el bloqueador solar deben ser parte indispensable de tu programa de cuidado diario de la cicatriz.

Evita el calor y el frío extremos
Las cicatrices nuevas son especialmente sensibles. Evita las temperaturas extremas durante un periodo entre seis meses y un año. No acudas a saunas o permanezcas en el exterior cuando haga mucho frío: podría afectar negativamente al proceso de regeneración cutánea. Asegúrate de cubrir de forma adecuada la cicatriz cuando salgas en un clima frío.
Ten cuidado con las cicatrices en nudillos, codos y otras articulaciones.
Las cicatrices próximas a los huesos deben protegerse especialmente. Ten cuidado para no lesionar el tejido cicatrizal.
Sé cuidadoso con la cicatriz al hacer deporte
Las cicatrices nuevas pueden reabrirse fácilmente al hacer deporte. El proceso de cicatrización puede verse alterado si expones el tejido cicatrizal a estrés físico.
No uses ropa abrasiva
Evita la ropa ajustada, o relojes o zapatos que rocen la herida, ya que pueden causar enrojecimiento o endurecimiento del tejido cicatrizal nuevo. La mejor forma de vestir es siempre con ropa ligera y holgada.
Consejo adicional: da masajes a la cicatriz
La combinación del gel proactivo Mederma® con un masaje delicado puede ayudar a relajar el tejido cicatrizal y favorecer la formación de tejido sano. Aplica el gel Mederma® en medio de la cicatriz y expándelo lentamente hacia fuera. A continuación, frote el gel con movimientos cortos y circulares durante varios minutos. Los masajes habituales con Mederma® ayudan en el proceso de cicatrización de la piel.
Consejo adicional: sumerge tu cicatriz en agua
Está recomendado para cicatrices en manos, codos y pies, entre otras. Añade un chorrito de Mederma® al agua templada y sumerge tu cicatriz durante aproximadamente 15 minutos.
Consejo adicional: apósitos de gel
En cicatrices grandes, se recomienda el uso de un apósito de gel. Primero, ablanda el tejido cicatrizal utilizando una almohadilla templada húmeda. Luego, aplica una capa moderadamente gruesa de Mederma®. Aplica suavemente el gel con un masaje sobre la cicatriz, cubre la zona con una fina capa de papel de aluminio de cocina. Coloca encima un apósito. Solo tienes que dejar que el gel actúe durante toda la noche.

LEER:  libérate de toxinas y grasas SOLO USANDO ESTA RECETA

About Auther:

Hola millones de bendiciones para todos Bienvenidos, este sitio ha sido creado para todos lo amantes de la salud, creyendo que los remedios naturales son los recomendable para nuestros cuerpos sin ningún efecto secundario espero disfruten el sitio, bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.