Como prevenir cancer con estos 6 pasos

Cómo prevenir el cáncer con estos 6 pasos

La aparición de algunas células malignas es inevitable, pero no llegan a convertirse en un cáncer si el organismo está equilibrado. La clave está en actuar sobre las células potencialmente tumorales y sobre las que las rodean, que conforman el microambiente tumoral. Se trata de vigilar diez factores que influyen en el desarrollo de la enfermedad.

1. Reduce los alimentos con un índice glucémico alto

La prevención y el tratamiento de todos los tumores comienza por disminuir la presencia en la dieta de alimentos con un índice glucémico alto. Este traduce la capacidad de los alimentos para incrementar rápidamente los niveles de azúcar en sangre y, en consecuencia, de insulina. A mayor tasa de azúcar, más inflamación y más facilidad para el desarrollo de tumores.

  • Hay que sustituir el azúcar, el pan, la pasta y el arroz blancospor sus versiones integrales y consumirlos en cantidades moderadas.
  • Al aumentar la ingesta de hortalizas y legumbres, alimentos ricos en fibra, se regula la tasa de azúcar.

2. Evita la proliferación de las células tumorales

Podemos crear condiciones para que las células tumorales no se multipliquen. Sabemos que la inflamación, la acidez y la deficiencia de oxígeno la favoreceny que ciertos alimentos son beneficiosos a esos niveles.

  • Las crucíferas (todas las variedades de col), las hojas de color verde oscuro y el ajo son los alimentos que han probado un mayor efecto inhibidor sobre la proliferación cancerígena.
  • Los vegetales ricos en carotenos, como zanahoria, boniato, tomate, caqui y albaricoque contienen provitamina A y, en algunos casos, licopeno, sustancias que inhiben la división de las células dañinas.
  • Las isoflavonas de la soja (genisteína y daidzeína, entre otras) bloquean la estimulación de las células cancerosas por hormonas como estrógenos y testosterona. Estas isoflavonas se hallan en el tofu, el tempeh, el miso y los brotes de soja.
  • La combinación de té verde, soja y la cúrcuma resulta especialmente interesante al sumar efectos sobre diferentes mecanismos relacionados con la proliferación celular.

3. Alcaliniza tu dieta

El doctor Otto Warburg descubrió en 1931 que las células tumorales se desarrollan mejor en condiciones de baja disponibilidad de oxígeno. Esto ocurre en condiciones de acidez.

En alcalinidad, las células respiran mejor y a las cancerosas les cuesta sobrevivir. Aunque el cuerpo goza de recursos para regular su grado de acidez, conviene evitar el exceso de alimentos acidificantes y preferir los alcalinos.

LEER:  Esta planta es más que milagrosa cambio mi vida por completo

La dieta alcalina se basa en las frutas y las verduras, especialmente uva fresca, almendras, remolacha, zanahoria, apio, melón, pomelo, repollo, tomate y manzana.

4. Reduce la inflamación

En los tejidos inflamados hay compuestos químicos –como el complejo proteico Nf-kB– que favorecen el crecimiento de las células tumorales y no permiten una respuesta eficaz del sistema inmunitario.

  • Una dieta en la que abunden el ajo, la cebolla y el puerro, el perejil y el apio, los cítricos y el romero producirá un efecto antiinflamatorio natural, gracias a la combinación de compuestos azufrados, antibacterianos y reguladores de los niveles de azúcar en sangre.
  • La cúrcuma es el antiinflamatorio natural más potente. Mezclada con pimienta negra aumenta 2.000 veces su absorción. Al disolverla en aceite de oliva virgen extra o de coco también se potencia su acción.
  • El jengibre es otro potente inhibidor de la proteína NF-kB.

5. Recurre a los antioxidantes

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, unos compuestos químicos muy reactivos que dañan las células, incluyendo su material genético, lo que puede transformarlas en cancerígenas.

  • El té verde contiene gran cantidad de polifenoles, como las catequinas con propiedades antioxidantes y desintoxicantes y que potencian la eficacia de la radioterapia.
  • Los frutos rojos, como fresas, frambuesas o granadas, poseen ácido elágico y polifenoles. También son capaces de matar células enfermas.
  • El chocolate negro, con un 70% de cacao como mínimo, es antioxidante gracias a sus niveles de proantocianidinas y polifenoles, que frenan el crecimiento tumoral.

6. Elimina las células ya dañadas

La apoptosis es la palabra técnica que define un tipo de muerte desencadenada por señales celulares determinadas genéticamente. Este mecanismo, que también se conoce como suicidio o muerte celular programada, es un recurso del cuerpo para eliminar células dañadas.

La vitamina D3 es esencial para que ciertos genes desencadenen el proceso de apóptosis sobre las células tumorales. Se ha comprobado que los niveles bajos de esta vitamina se relacionan con la aparición de diferentes tumores.

  • La principal fuente de vitamina D es el sol, pues la piel la sintetiza al recibir sus radiaciones.
  • En los alimentos, se encuentra en los champiñones y otras setas, sobre todo en las desecadas al sol.
  • Las coles, ricas en isotiocianatos, las uvas negras con resveratrol y la cúrcuma poseen actividad proapóptica. Hierbas como el romero, tomillo, orégano, albahaca y hierbabuena poseen terpenos de efecto similar

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.