Beneficios del ácido alfa lipoico para la salud del hígado

Nuevos estudios sobre los efectos protectores hepáticos del ácido alfa lipoico, un nutriente natural y compuesto antioxidante, están abriendo la puerta a una forma natural de combatir la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA), que es una de las dolencias hepáticas más comunes en el mundo que afecta cientos de millones de personas.

Hoy vamos a ver cómo este nutriente afecta de forma positiva la salud del hígado, y cómo lo podemos utilizar para aprovechar sus beneficios.

 

Enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) puede preparar el escenario para la potencialmente mortal enfermedad hepática

Como su nombre indica, la enfermedad del hígado graso no alcohólico es simplemente la acumulación de exceso de grasas en el hígado, en ausencia de un consumo excesivo de alcohol. Aunque la enfermedad del hígado graso solía asociarse casi exclusivamente con la ingesta excesiva de alcohol, la presencia de la condición en los no bebedores o bebedores ligeros se está extendiendo cada vez más.

EHGNA está estrechamente relacionado con el síndrome metabólico: un grupo de afecciones dañinas como presión arterial elevada, niveles altos de azúcar en la sangre, grasa abdominal, grasas elevadas en la sangre y bajos niveles de colesterol HDL beneficioso. Afecta más comúnmente a personas de entre 40 y 50 años.

Hay dos formas de EHGNA. En la esteatosis, la forma más leve y reversible, los depósitos de grasa aún no han causado inflamación o daño tisular. En la forma más grave, la esteatohepatitis no alcohólica o EHNA, la inflamación y la cicatrización del hígado están presentes.

En casos severos, EHNA puede progresar a insuficiencia hepática y cirrosis.

 

Ácido alfa lipoico beneficia al hígado con múltiples métodos de acción

El ácido alfa lipoico (ALA), un compuesto organosulfurado producido naturalmente por el cuerpo, es responsable de convertir los nutrientes en energía. También protege las mitocondrias de las células frágiles, aumenta la energía celular y promueve el metabolismo eficiente.

ALA es un potente antioxidante que puede neutralizar los dañinos radicales libres. Y tiene una “superpotencia” única: es soluble en agua y soluble en grasa. Esto significa que está fácilmente disponible biológicamente, y puede penetrar y beneficiar a todas las células del cuerpo.

El ALA recarga y regenera otros antioxidantes protectores del hígado, incluidos las vitaminas C y E, el glutatión y el coQ10 (el ácido alfa lipoico puede mejorar y potenciar los beneficios de estas sustancias, todos antioxidantes muy potentes). Además, se une y desintoxica metales pesados del cuerpo como el mercurio y el plomo.

Burton Berkson, MD, PhD, un consultor experto en ALA para los Centros para el Control de Enfermedades, es una de las autoridades más importantes del mundo en el uso de ALA para la enfermedad hepática. El Dr. Berkson informa que el ácido alfa lipoico reduce las enzimas hepáticas, reduce la carga viral y alivia los síntomas de la enfermedad hepática.

LEER:  Los doctores están atónitos con el resultado de este remedios, como cura los dolores en las rodillas y huesos

En las últimas dos décadas, el Dr. Berkson ha utilizado el ácido alfa lipoico para tratar una variedad de trastornos hepáticos, incluidos EHGNA, hepatitis B y C, hepatitis autoinmune y cirrosis biliar primaria.

 

Estudios: Ácido alfa lipoico puede ayudar a revertir la enfermedad del hígado graso no alcohólico

En un estudio publicado en Obesity, la administración de suplementos de ácido alfa lipoico (ALA) evitó la acumulación de triglicéridos en el hígado. Los investigadores informaron que el ALA logró esto mediante la activación de vías AMPK específicas, al tiempo que estimula los genes SIRT1 y SIRT3 (genes que modulan procesos metabólicos). El equipo sugirió que el ALA podría ser particularmente útil en la prevención de EHGNA en individuos obesos con resistencia a la insulina.

En otro estudio revelador publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry, los investigadores descubrieron que el ALA puede prevenir la esteatosis no alcohólica causada por el consumo excesivo de grasas. Como beneficio adicional: el ácido alfa lipoico también ayudó a prevenir el aumento de peso.

Y, en una investigación publicada en Nutrition, el equipo confirmó los potentes beneficios antioxidantes del ALA, que fueron especialmente efectivos cuando se trató de aliviar el estrés oxidativo asociado con una dieta alta en grasas.

Finalmente, un estudio con animales extremadamente prometedor del 2014, publicado en Journal of Medicinal Foods, examinó los efectos del ALA en EHGNA inducida por la dieta. Los investigadores descubrieron que el ALA reduce los niveles de malondialdehído, un biomarcador del estrés oxidativo, y mejora la capacidad antioxidante del hígado al aumentar la actividad de la superóxido dismutasa, el manganeso y el glutatión.

Los científicos también encontraron mayores cantidades de DHA o ácido docosahexaenoico, un tipo de ácido graso omega-3, una sustancia beneficiosa que funciona con el ALA como un agente antiinflamatorio y antioxidante para aliviar la enfermedad hepática.

 

Cómo tomar el ácido alfa lipoico (ALA) para la salud hepática

Aunque el ALA se produce de forma natural en el cuerpo, y existe prácticamente en todas las comidas, los expertos dicen que los niveles disminuyen constantemente con la edad.

De hecho, el Dr. Berkson recomienda la administración de suplementos de ALA para todas las personas mayores de 45 años, independientemente de si las dolencias hepáticas están presentes o no. Muchos médicos naturistas recomiendan la ingesta de ALA en el rango de 25 a 50 mg por día para obtener beneficios antioxidantes generales, con dosis más altas para problemas hepáticos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.