Berro, aliado natural contra la anemia

Los frutos son cápsulas o silicuas ovoides, que van apareciendo a lo largo de la parte superior del tallo conforme fructifica la planta. Se encuentra fácilmente en espacios acuáticos o semiacuáticos, de aguas limpias o relativamente limpias como canales, arroyos, fuentes y estanques, desde el nivel del mar hasta superados los 1.600 metros de altitud en las montañas. Pueden formar pequeños tapices flotantes sobre las aguas calmas y frescas o quedar acumuladas en las orillas cuando la corriente tiene más fuerza, con las raíces fijadas en el fondo.

Es una planta europea, frecuente en la Europa mediterránea y occidental, que se ha cultivado también en huertos y viveros. En América del Sur se conocen varias especies que responden al nombre de berro, pero que no tienen mucho en común entre ellas y que no tienen nada que ver con el berro europeo. Este está presente como planta adventicia en Argentina, Uruguay, Chile, Brasil y Paraguay. En algunos países europeos, con gran tradición en su consumo, es costumbre plantar berredos artificiales –pequeñas parcelas inundadas–, con agua limpia, e incluso potable, para favorecer su cultivo.

Principios activos del berro y propiedades

Las hojas de berro son agua en un 94%, y en el resto de su composición orgánica contienen tan altas y concentradas dosis de nutrientes, que hacen de ellas un tesoro nutritivo y medicinal a tener presente. Destacan sobre todo por su elevado contenido en vitaminas y minerales, en cambio la presencia de grasas es muy baja, y nula la de colesterol.

Los principios activos que le dotan de importancia medicinal y curativa son los siguientes:

  • Dosis significativas de algunos aminoácidos como ácido aspártico, alanina, fenilanina, arginina, ácido glutamínico, glicina, histidina, leucina isoleucina, metionina y tirosina, entre otros.
  • Vitamina A, C B2 (riboflavina, B1 vitamina B3 niacina B6 piridoxina B9 ácido fólico y B9
  • Sales minerales, en especial potasio , sodio, calcio , hierro , fósforo , manganeso ,
  • Glucosinolatos como el gluconasturtósido y la gluconasturina, entre otros.
  • Principios amargos.
  • Aceite esencial, como derivado de la citada gluconasturina.
  • Flavonoides, carotenoides
  • Ácidos grasos, oleico, linoleico, palmítico, en muy pequeñas proporciones.
LEER:  Como lograr un cabello radiante con estos remedios caseros, Descúbrelo aqui

Todo ello confiere al berro virtudes antianémicas, vitamínicas, antiescorbúticas, remineralizantes, digestivas, aperitivas, expectorantes, antiinflamatorias, diuréticas, depurativas, rubefacientes, dermoprotectoras y estimulantes del cuero cabelludo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.