Masajes para tu cuerpo mente y espíritu que alejan tu enfermedades

Hace más de cinco mil años, en India surgió un sistema de cuidado de la salud que, en un principio, sólo utilizaban los más poderosos para conservar la juventud y para mantenerse sanos. El Ayurveda (del sánscrito ayur, longevidad, y veda, ciencia), es la ciencia de la longevidad, un sistema que divide al hombre en tres principios básicos: la mente, el cuerpo y el espíritu. Según el Ayurveda, existen tres tipos físicos o doshas, que se conocen como Vatta, Pitta y Kapha y que son los que regulan el equilibrio entre la mente el cuerpo y el espíritu. La proporción en que cada uno de estos principios metabólicos se manifiesta, hace que una persona tenga un estilo específico de funcionamiento.

El Ayurveda se pregunta quién es el paciente y analiza su tipo físico para poder ayudarlo, aunque para este sistema, que considera que la enfermedad aparece cuando la energía está descompensada, la prevención es fundamental, por eso el Ayurveda intenta solucionar el problema antes de que se convierta en enfermedad, recurriendo a diferentes técnicas y elementos.

El masaje ayurvédico

El tacto es terapéutico, y así como se ha demostrado que si un recién nacido no recibe afecto y no es tocado por su madre puede enfermarse y hasta morir, el contacto físico es fundamental a lo largo de toda la vida de las personas. Desde esta perspectiva, el masaje ayurvédico combina la sabiduría ancestral de ese sistema con los conocimientos científicos más actualizados y actúa regenerando el capital energético que se va desgastando y desequilibrando con el estrés, la contaminación y el estilo de vida que impone el mundo actual.

LEER:  Relajantes musculares caseros para tu cuerpo

El masaje se realiza con aceite y tanto el proceso del masaje como la clase de aceite que se utilice dependerán del tipo físico individual de la persona a la que se asiste en ese momento Vatta, Pitta o Kapha.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.